Alza los ojos y mira

¡Los campos están blancos!

y la cosecha está lista

esperando ser recogida.

 

Alza los ojos y mira

¡Es tiempo de segar!

De recoger donde no sembraste

De compartir el gozo y el pan.

 

El pan de vida está servido

y el mundo con hambre no lo ve

Pero tú que saliste del sepulcro

Ve y cuéntales dónde hay abundancia para comer.

 

¡Cuéntales dónde encontraste la fuente que te sació!

Dile al mundo dónde hay fuentes de agua viva para beber

Que ha llegado el tiempo de cosechar lo que el Padre sembró.

Que vengan y beban gratis, que ya no hay nada qué temer

 

Un sembrador salió a sembrar

y ahora te invita a cosechar

a recoger los frutos de su semilla

esa palabra que es espíritu y es vida.

 

Es tiempo de alimentar al mundo

¡esos huesos secos, errantes y vagabundos!

A aquellos que tienen hambre y sed

y no ven que el banquete está servido

y tienen licencia para acercarse y comer

 

Los campos están blancos, levanta la mirada

Hace mucho tiempo la semilla fue plantada

Vamos a recoger lo que no sembramos

Y a participar en el gozo de quien sembró

Contándole al mundo cómo Dios nos amó.

 

Un sembrador salió a sembrar

Y esta semilla muere para que la vida pueda brotar.