Como dijo alguna vez Luther King “(…) tendremos que arrepentirnos en esta generación no tanto de las malas acciones de la gente perversa, sino del pasmoso silencio de la gente buena”.

“ No me preocupa el grito de los violentos, de los corruptos, de los deshonestos, de los sin ética. Lo que más preocupa es el silencio de los buenos” “Los que no matan, ni pega, ni roba…pero callan, callan el silencio que justifica, o, que a veces nos hace cómplices y, para colmo hasta nos creemos buenos”.

A palabras tan sabias, en momentos tan eternamente tristes en mi país, no puedo agregar nada más.