Hoy se reunieron varios presidentes de América y algunos diplomáticos en Bogotá para discutir qué van a hacer con el problema del régimen de Venezuela. Parece que les ha resultado más difícil de lo que habían pensado inicialmente… Quizá ha sido más complicado porque llegaron casi seis años tarde.
 
Estaba leyendo una carta abierta que publiqué en marzo de 2013, dirigida al otrora presidente de Colombia Juan Manuel Santos, donde manifestaba mi preocupación por el rápido reconocimiento que su gobierno dio Nicolás Maduro como presidente de Venezuela en las elecciones de aquel año. Pensaba ¿cuántos muertos han podido evitarse si la Comunidad Internacional hubiera actuado a tiempo? Y no puedo evitar preguntarme ¿Cuántos muertos son necesarios para que el mundo se solidarice con un pueblo?
 
Según las cifras de algunas ONG´s, las muertes violentas en el marco de las protestas políticas en Venezuela se han incrementado desde el año 2002, cuando tan sólo el 11 de abril masacraron a 19 personas. Y no olvidemos los seis muertos de la Plaza Altamira el 6 de diciembre del mismo año, cuando la sociedad Civil estaba en vigilia cuidando a los generales que se levantaron en contra del dictador Chávez.
 
Pero demos un salto grosero al 2014 y sumemos los 43 muertos de aquella oleada de protestas. Para el 2017 se sumaron 121 muertos más… y así, año a año podemos adicionar decenas de muertos sólo en las manifestaciones políticas. No estamos contando los muertos por huelga de hambre, ni los muertos en las cárceles políticas, ni los que murieron de hambre o por falta de medicinas. Ni hablar de los anónimos, de esos muertos cuyos nombres nunca conoceremos porque murieron tratando de salir del país para buscar una forma honesta de ganar dinero y enviarlo a Venezuela para que sus familias pudieran comer.
 
¿Qué puedo decir? La Comunidad Internacional llegando 17 años después de la primera masacre al pueblo venezolano, seis años después de la primera usurpación del poder por parte de este criminal a quien muchos reconocieron como presidente legítimo. Sí, gracias porque a pesar de haber llegado mil muertos tarde, millones de desplazados que ni siquiera tienen el estatus de refugiados en sus países, miles de niños que están naciendo sin patria… al menos ahora comienzan a darse cuenta la clase de monstruos que están gobernando en Venezuela.
 
Y a los ciudadanos latinoamericanos que están tan aburridos de los venezolanos viviendo en sus calles y les ofende tanto que se le otorgue ayuda humanitaria a Venezuela, les recuerdo que si ustedes hubieran exigido a tiempo a sus gobiernos la aplicación de sanciones diplomáticas al régimen revolucionario de su vecino, de seguro no nos tendrían molestando en sus países. Aprendamos de esto, porque Venezuela no es el único país que se están incendiando. ¿Qué van a hacer con los que vienen? ¿Qué están esperando para hacer algo por el que está a su lado pasando trabajo mientras usted vive en su burbuja? Si no quiere que su país sea el próximo en necesitar ayuda humanitaria, despierte y reaccione, porque antes de lo que imagina su burbujita puede reventarse y podría ser demasiado tarde para usted.
 
http://wp.me/p1WGjs-lm
 
La Pedroza.